Te entiendo, porque pasé por tu situación:

El 2015 llega y es el año más difícil para mi, llego de Francia después de trabajar en una asociación con experiencias muy lindas, después de practicar el francés, aplicar mi tesis de maestría y haber construido muy buenas relaciones. También termina una de las relaciones de noviazgo más largas que he tenido. A esa altura esperaba ya estar casada, planeando el primer hijo y saliendo del doctorado. Regreso a mi país y me encuentro que muchas de mis amigas ya están casadas recibiendo al tercer hijo. Es difícil salir como antes. Mi vida se llena de dudas, miedos, dificultades, pero también de posibilidades y nuevos desafíos. Llega el 2016, me mudo a un lugar paradisíaco, pensando que alejándome de la ciudad, respirando aire puro y viendo paisajes hermosos de la selva, estoy cerca de la playa y vivo al lado de una cascada de 60 metros de altura mi salud mejoría, y esto no fue así.

Caígo en un cuadro de ansiedad-depresión, durante 3 meses estoy tomando fuertes medicamentos que sólo hacen que me duerma, tengo que pausar mi vida, ¡toda! En todos los ámbitos, laboral, social, familiar, personal, espiritual, me daba mucha vergüenza contarle a alguien lo que estaba pasando, no se diga a mis colegas.

Realmente NO sabía que estaba pasando en mí, escuchaba comentarios dolorosos de gente cercana que decía: -pero si es ¡psicóloga! Y mira cómo ha acabado, – por qué no sigue sus propios consejos, – de qué le sirvió estudiar tanto si se la pasa encerrada. y el último, el comentario más doloroso de un familiar importante fue: – saldría más barato comprar el ataúd, que gastar tanto dinero en tantos medicamentos, sigue igual.

Fue cuando contacté con médicos y otros especialistas en el tema ya que la palabra fibromialgia me parecía extraña y hasta difícil de pronunciar, incluso cuándo el médico me hace la prueba de los puntos de dolor no puedo creer lo doloroso que se sentía, cuando salí de la consulta me dio por experimentar rápidamente con todas las personas más cercanas a que intentaran hacerse esa prueba, teniendo la idea de que tal vez el médico me había presionado exageradamente fuerte o que tal vez eran dolores normales en los cuerpos de todos los humanos.

Fue un proceso de aceptación, de muchos estudios clínicos, nuevos diagnósticos, radiografias y de mucho trabajo interno dejándome acompañar por psicólogos, coaches y doctores especialistas en el tema. Trabajé en potenciar la confianza, el amor y la seguridad en mí misma y logré convertirme en la mujer que siempre quise ser. Mi vida cambió de forma tan positiva que decidí que era el momento de apoyar a otras mujeres a lograr lo mismo. Invertir en el autocuidado, en el desarrollo de tu persona es de gran valor sobre todo cuando padeces una enfermedad crónica como lo es la fibromialgia.

Hoy, decido compartir mi experiencia y me encanta trabajar con Mujeres que han sido diagnosticadas con Fibromialgia, las ayudo a empoderarse y a tomar las riendas de su autocuidado, participando de manera activa en su tratamiento.

¿Soy la adecuada para ayudarte?

Ayudo a mujeres que padecen fibromialgia, que aman su vocación, que sienten que están estancadas con el dolor, lo que no las deja florecer en otros ámbitos de su vida.

Estoy aquí para ti si decides que quieres hacer un cambio en tu vida personal pero:

  • No sabes qué ejercicios son los más adecuados para un cuerpo con dolor crónico
  • Aún crees que puedes seguir “aguantando” los dolores de la fibromialgia, total ya estamos acostumbradas
  • Te gustaría sanar algo de tu historia personal de tu vida pero no sabes como hacerlo
  • No estás segura de cómo mejorar tu memoria para que no se te olviden las cosas
  • Quieres alimentarte sanamente pero no sabes exactamente que alimentos son los adecuados para mujeres que padecemos fibromialgia

¿Te suena familiar? Veamos si soy la persona adecuada para ayudarte.

A nivel profesional puedes saber que he tenido los siguientes estudios

  • Maestría en Neurocognición, Educación y Aprendizaje en el Instituto de Enlaces Educativos. Marzo 2013-2015. Con la tesis de: La Danzaterapia, una alternativa para disminuir los niveles de estrés-ansiedad en adolescentes para un mejor rendimiento escolar. www.enlace.edu.mx
  • Master en Teología por la Universidad Pontificia de México. 2012-2013. www.pontificia.edu.mx
  • Licenciada en Psicología por la Universidad del Valle de México

Mi objetivo profesional es propiciar espacios que lleven a la reflexión, donde se permita que el conocimiento se genere, guiando a los alumnos y pacientes a que busquen lo bello, lo bueno y lo verdadero.

He tenido experiencia en manejo del estrés-ansiedad con el método MAGNUMI, desarrollado en mi propia tesis, aplicando el autoconocimiento especialmente con jóvenes y adolescentes de más de 12 nacionalidades distintas, presente en Republica Checa, Italia, Francia, España, Portugal, Brasil, México y Estados Unidos. He creado coreografías de impacto social, involucrando el movimiento creativo con adolescentes.

También he sido docente en diversas Universidades e Institutos a nivel licenciatura y bachillerato impartiendo las materias de Introducción a la Psicología de primer grado, Temas Selectos de Orientación Familiar de tercer grado de la Licenciatura en Educación Familiar,así como materias en Humanidades.

He sido tallerista de Danzaterapia en Asociaciones civiles con asociados y empleados para disminuir niveles de ansiedad y estrés.

He sido voluntaria internacional en Concordia A.C. en la ciudad de Amiens, en Francia, y este año 2018 en el Instituto de Neurociencias de Stanford California, con el proyecto de “Dance to Remember” class, (Danza para recordar) para mejorar la memoria, así como en Whole Brain Health dando a conocer mi método.

Actualmente en trabajo activo con mujeres profesionales que padecen fibromialgia, a través de mi método MAGNUMI, brindando también talleres de Danzaterapia presencial y online.