Oops! Sorry!!


This site doesn't support Internet Explorer. Please use a modern browser like Chrome, Firefox or Edge.

Blog

 Descubre cómo sanar tus heridas financieras en 3 pasos para sentirte segura y en paz. 

¿Para quién es este entrenamiento? Emprendedoras en movimiento del área de la salud y educación que se sienten estancadas con sus ingresos y quieren crecer en sus negocios.

Del 30 de septiembre al 7 de Octubre de 2022

3 pasos concretos para sanar tus heridas financieras 

Cerramos inscripciones el 26 de septiembre.

¡Es GRATUITO! en vivo conmigo

Apúntate a este entrenamiento en vivo conmigo, llena el formulario de cualificación aquí:

Quiero saber como sanar mis heridas financieras


Emprendedora en Movimiento

Es hora , ¡es hora de romper con tu techo de cristal! para sentirte libre, empoderada, segura, confiada. Quiero acompañarte en este camino. 

¿Qué es el techo de cristal? 

La expresión se refiere a los obstáculos (mayormente invisibles) que muchas mujeres enfrentan cuando buscan ascender en sus carreras profesionales a nivel organizacional, educativo, financiero e independiente. Alcanzar tus metas con tu emprendimiento a través de una mentalidad financiera es posible, no renuncies a tu verdad.

Romper con el techo de cristal trabajando en el extranjero de lo que realmente quieres lleva 3 pasos:
1. Autoconocimiento: Mientras más te conoces a ti misma en profundidad, más enfocada estarás en tus sueños y metas a alcanzar para cumplirlos. Conocer tu tipo de personalidad, tus fortalezas y debilidades, así como las cosas que realmente disfrutas y para las que naciste, es una parte importante para cambiar el curso que has estado llevando que no conecta con tu propósito de vida laboral y anhelos a nivel económico.

2. Conocer y sanar el vínculo que tienes con el dinero: La historia sobre cómo te relacionas con el dinero ha empezado desde tu infancia, desde lo que observaste en casa, cómo papá y mamá administraban el dinero y el como se referían a él, a los medios a través de los cuales ganarlo y sus ideas sobre lo que es una persona adinerada, muchas veces estereotipada y con mentalidad de escases. Por lo anterior, es importante conocer qué ha hecho que te vincules como lo haces actualmente con el dinero, así como sanar las creencias que te han impedido relacionarte con él de forma sana y como siempre lo has deseado o necesitado.

3. Aprender a gestionar tus emociones: Tus finanzas tienen más que ver con el cómo gestionas tus emociones de lo que crees, seguro conoces muy bien esas “compras impulsivas” que luego al meditarlo, no era muy buena idea. Equilibrar y conectar con tus emociones es posible y tendrá un alto impacto en el como gestionas tus finanzas y tomas decisiones sobre tu economía.

Testimonios

Adriana Gonzalez 

Antes: Estaba en una situación depresiva, enojada todo el tiempo, con ganas de llorar y como si a nadie le importara. Había noches en las que me la pasaba dando vueltas en la cama porque no podía dormir. Físicamente me dolía todo: dolores de cabeza por semanas que me generaba mal humor, en algunas situaciones explotaba con mi pareja.

Después: Cambió mi vida, mi vida iba hacia un hoyo. Encontré el camino, es algo bueno para mí y mi familia. Mi estado de ánimo ha cambiado mucho para bien, me dan ganas de salir, me dan ganas de arreglarme. Primero estoy yo, verme bien para sentirme bien. Ahora tengo dos trabajos y estoy teniendo ingresos propios. Tengo más paciencia con mis hijos, manejo un poco más sus estreses y los míos.

Diana Mérida

Antes: Me encontraba con ansiedad y depresión a la vez que estaba embarazada de 8 meses trabajando tiempo completo. Siempre ponía a mi esposo, a mis niñas y en su momento al embarazo antes que a mí. Hacía las cosas por ellos, no por mí. Solía vivir pensando en agradarle a los demás, no sabía como decir no. Vivía en el pasado y pensaba siempre en el futuro.

Después: Cambió totalmente mi perspectiva de la vida, me siento liberada de la carga emocional. Me he puesto yo como la principal. Aprendí a reconocer y a soltar las cosas del pasado que estaba cargando. Aprendí a decir que no y que tengo mis límites y prioridades.

Luby de la Torre

Antes: Buscaba acompañamiento porque como ama de casa en la pandemia todo recayó en mí y mi esposo quedó con discapacidad. No dormía porque mi mente no organizaba un horario. Me levantaba cansada y con sueño, estresada. No era consciente de que tenía que comer bien para estar bien.

Después: Mi vida cambió en todo. Me encontré a mí. Pude saber que yo también tengo necesidades y que mis emociones son válidas. Pude expresarme con mis hijos y mi esposo. Aprendí a abrazar a Luby, de darle chance de estar mal. Le doy prioridad a lo que tiene prioridad. Aprendí a soltar y a mimarme, a quererme. Me siento liberada y tranquila, entiendo lo que pasa con mis emociones. Me hizo aterrizar en mis emociones, debo sentirlas y no soy la única pasando por este proceso.

¿Conectamos en redes sociales?